CAMBIO CLIMÁTICO – BONOS DE CARBONO

“Lograr la estabilización de las concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida interferencias antropogénicas peligrosas en el sistema climático” en un plazo suficiente que permita una adaptación natural de los ecosistemas al cambio climático, que asegure la producción de alimentos y posibilite el desarrollo económico de manera sostenible.

   (UNFCC)

DEFINICIÓN:
El cambio climático es “el cambio global del clima atribuido directa o indirectamente a actividades humanas, que alteran la composición de la atmósfera mundial…”

El hombre ha cambiado el clima y sus crecientes emisiones de dióxido de carbono y otros gases provocarán un peligroso calentamiento de la temperatura de la Tierra y trastornos meteorológicos como frecuentes olas de calor, huracanes o sequías que se dejarán sentir durante más de un milenio”

(IPCC1 , PARIS 2007).

LA EXPLICACIÓN CIENTÍFICA A LOS CAMBIOS DEL CLIMA

“En la medida que la sociedad mundial internalice la existencia del cambio climático y comprenda las peligrosas consecuencias que acarrea el mismo para la humanidad, los mercados de capitales se verán obligados a trabajar arduamente para contribuir, desde su rol en la economía global, en la lucha contra los DESASTRES AMBIENTALES”

Bolsa de Comercio de Buenos Aires

La tierra absorbe la radiación del Sol, sobre todo en la superficie. Esta Energía es redistribuida  luego por las circulaciones atmosféricas y oceánicas, y es irradiada nuevamente al espacio en longitudes de onda más largas, infrarrojas. Para la media anual y para la Tierra en su conjunto, la energía  de la radiación solar que ingresa se equilibra aproximadamente con la radiación terrestre saliente. Cualquier factor que altere la radiación recibida del Sol o pérdida en el espacio, o que altere la redistribución de energía  dentro de la atmósfera y entre atmósfera, tierra y océano, puede afectar el clima. Un cambio en la energía radiactiva neta disponible para el sistema mundial de Tierra-atmósfera se denomina, forzamiento radiactivo.

Los forzamientos radiactivos positivos tienden a calentar la superficie de la Tierra y la atmósfera inferior. Los forzamientos radiactivos negativos tienden a enfriarlas. Los  aumentos en las concentraciones de gases de efecto invernadero GEI, reducirán la eficiencia con lo cual la superficie de la Tierra irradia energía al espacio.

La atmósfera absorbe más radiación terrestre que se desprende de la superficie y vuelve a emitirlo en altitudes superiores y temperaturas más bajas. Así se produce un forzamiento radiactivo positivo que tiende a calentar la atmósfera inferior y la superficie. Como se desprende menos calor hacia el espacio, se refuerza, el efecto invernadero, es decir que se intensifica un efecto que ha ocurrido en la atmósfera de la Tierra que ha ocurrido durante miles de millones de años, debido a la presencia de GEI que se producen naturalmente: vapor de agua, dióxido de carbono, ozono, metano y óxido nitroso.

  •        Además, muchos GEI permanecen en la atmósfera durante siglos después de haber sido emitidos, introduciendo así un compromiso a largo plazo de forzamiento radiactivo positivo.
  • Cuando cambian los forzamientos radiactivos, el sistema climático responde en diversas escalas temporales. Esto significa que la respuesta transitoria a un cambio (positivo o negativo) puede durar miles de año.

Todo cambio en el equilibrio radiactivo de la Tierra, incluso los debido a un incremento de los GEI o en los aerosoles, alterará el ciclo hidrológico mundial y la circulación atmosférica y oceánica, afectando por lo tanto las pautas meteorológicas y las temperaturas y precipitaciones regionales.

Todo cambio en el clima inducido en los seres humanos se añadirá a las variaciones climáticas naturales que se producen en todas unas gamas de escala temporales y espaciales.

 IPCCC/2001

 

Además, muchos GEI permanecen en la atmósfera durante siglos después de haber sido emitidos, introduciendo así un compromiso a largo plazo de forzamiento radiactivo positivo.

Cuando cambian los forzamientos radiactivos, el sistema climático responde en diversas escalas temporales. Esto significa que la respuesta transitoria a un cambio (positivo o negativo) puede durar miles de año.

Todo cambio en el equilibrio radiactivo de la Tierra, incluso los debido a un incremento de los GEI o en los aerosoles, alterará el ciclo hidrológico mundial y la circulación atmosférica y oceánica, afectando por lo tanto las pautas meteorológicas y las temperaturas y precipitaciones regionales.

Todo cambio en el clima inducido en los seres humanos se añadirá a las variaciones climáticas naturales que se producen en todas unas gamas de escala temporales y espaciales.

        IPCCC/2001

BONOS DE CARBONO

Los bonos de carbono o “Créditos de Carbono” son un mecanismo internacional de descontaminación para reducir las emisiones contaminantes al medio ambiente; es uno de los tres mecanismos propuestos en el Protocolo de Kioto para la reducción de emisiones causantes del calentamiento global o efecto invernadero o gases de efecto invernadero GEI.

Inicialmente fue una propuesta lanzada por la economista argentina Graciela Chichilnisky en 1993 y finalmente fue incluida dentro de los mecanismos de desarrollo limpio del protocolo de Kioto en 1997.1 El sistema ofrece incentivos económicos para que empresas privadas contribuyan a la mejora del sistema operativo de WALAS de la calidad ambiental y se consiga regular la emisión generada por sus procesos productivos, considerando el derecho a emitir CO2 como un bien canjeable y con un precio establecido en el mercado.

La transacción de los bonos de carbono:  –un bono de carbono representa el derecho a emitir una tonelada de dióxido de carbono–  permite mitigar la generación de gases invernadero, beneficiando a las empresas que no emiten o disminuyen la emisión y haciendo pagar a las que emiten más de lo permitido.

Las reducciones de emisiones de GEI se miden en toneladas de CO2
equivalente,  y se traducen en:
Certificados de Emisiones Reducidas – CER.

Un CER equivale a una tonelada de CO2 que se deja de emitir a la atmósfera, y puede ser vendido en el mercado de carbono a países del Anexo I (o sea industrializados, de acuerdo a la nomenclatura del protocolo de Kioto).

Los tipos de proyecto que pueden aplicar a una certificación son, por ejemplo, generación de energía renovable, mejoramiento de eficiencia energética de procesos, reforestación, limpieza de lagos y ríos, etc.

En un esfuerzo por reducir las emisiones que provocan el cambio climático en el planeta, como el calentamiento global o efecto invernadero, los principales países industrializados -a excepción de Estados Unidos que ha ingresado recientemente- han determinado un acuerdo que establece metas cuantificadas de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero GEI para el 2012: el Protocolo de Kioto.

Para cumplir se están financiando proyectos de captura o abatimiento de estos gases en países en vías de desarrollo, acreditando tales disminuciones y considerándolas como si hubiesen sido hechas en su territorio.

Sin embargo, los críticos del sistema de venta de bonos o permisos de emisión, argumentan que la implementación de estos mecanismos tendientes a reducir las emisiones de CO2 no tendrá el efecto deseado de reducir la concentración de CO2 en la atmósfera, como tampoco de reducir o retardar la subida de la temperatura.

Según el estudio de Wigley, 1999, la implantación del Tratado de Kioto cumplido por todos los países del mundo, incluido los Estados Unidos, causará una reducción de 28 partes por millón (ppm) para 2050, o reducirá la temperatura predicha para ese año en 0,06 ºC o, si no, retrasará la fecha en que debería cumplirse el aumento dicho, en 16 años.

EL MERCADO DE CARBONO

Los efectos que derivan del actual y progresivo cambio climático y sus consecuencias mundiales a nivel económico, social y ambiental motivaron la reacción de muchos países desarrollados para asumir compromisos cuantitativos que limitan sus emisiones de gases contaminantes, en este caso los gases que contribuyen al efecto invernadero (GEI).

Con el objeto de facilitar el cumplimiento de los citados límites a las emisiones de GEI y minimizar su impacto en las economías mundiales se delineó la existencia y organización de un nuevo mercado mundial: el mercado de carbono. Se trata de un mercado de dimensiones internacionales, o global, sustentado en base a la generación, intercambio y comercialización de las unidades de reducción de emisiones de GEI y  las unidades de emisión de GEI que se incorporan al mundo a través de la normativa contenida en el Protocolo de Kioto (PK).

El objetivo común es facilitar el cambio progresivo de tecnología y producción a nivel mundial, con un uso menos intensivo de recursos y estructuras que emitan GEI, permitiendo la creación de un nuevo mercado basado en el intercambio de commodities con origen en el esfuerzo por la reducción de toneladas de dióxido de carbono.

El mundo registra transacciones basadas en GEI desde la década de los 90, ya sea como complemento de sistemas de reducción de emisiones impuestos a nivel nacional y/o estatal y/o iniciativas de empresarios que buscan mejorar una imagen corporativa en base a estas prácticas que son vistas como “ambientalmente amigables”.

Sin embargo, el verdadero impulso a los mercados de carbono se produce a partir de la entrada en vigencia del Protocolo de Kioto (PK) en el mes de febrero de 2005 y del  lanzamiento de sistemas de comercio de emisiones de GEI nacionales y/o regionales.

Al referido lanzamiento de sistemas de comercio de emisiones, se anticiparon al mismo (como el UK Emission Trading Scheme en el Reino Unido o más recientemente el EU Emission Trading Scheme en la Unión Europea) y que, en el último caso, admite el comercio de unidades de carbono previstas por el Protocolo.

IMPLICANCIAS DEL – PK – PROTOCOLO DE KIOTO

A través del PK, los países desarrollados del mundo que ratificaron el acuerdo asumieron un compromiso legal y vinculante de reducir sus emisiones de GEI en un promedio de 5,2% con respecto a los niveles de emisiones del año 1990.

Esta reducción de emisiones debían  realizarse en el período 2008-2012 al finalizar el llamado “Primer período de compromiso“, con su correspondiente medición.

Los países ratificantes del PK se denominan Partes y se agrupan según su grado de desarrollo como países Anexo I y países NO Anexo IEl primer grupo se integra con países desarrollados que han adoptado compromisos de reducción de GEI y el segundo grupo con países en desarrollo que, por este motivo, no han asumido obligaciones de disminución de emisiones, pero que contribuyen al objetivo del Protocolo a través de la acogida en sus territorios de actividades que reduzcan y/o absorban cantidades de GEI en la atmósfera.

El PK contempla la disminución de seis clases de GEI: dióxido de carbono (CO2); metano (CH4); óxido nitroso (N2O); hidrofluorocarbonos (HFC); perfluoro carbono (PFC) y hexafluoruro de azufre (SF6) a un 5,2% menos del nivel de emisiones de 1990. A estos gases se les asigna un potencial de generación de efecto invernadero que permite referenciar cada uno al CO2 y así utilizar como unidad común de referencia el CO2 equivalente (CO2e).

Con carácter suplementario a las políticas nacionales de reducción de emisiones de GEI, el PK introduce tres mecanismos cuyo objetivo principal es ofrecer a las Partes medios para recortar las emisiones con menos gastos en el exterior que en el propio país, promoviendo el desarrollo de un mercado global de comercialización de permisos y/o créditos de carbono:

  • MECANISMO PARA UN DESARROLLO LIMPIO (MDL)

A través del MDL se promueve la realización de proyectos de reducción y/o absorción de emisiones de GEI en países no Anexo I a cambio de reducciones de emisiones certificadas (CER).

Los CER derivados de estos proyectos pueden ser comercializados libremente y serán finalmente utilizados por las Partes del Anexo I para dar cumplimiento a las obligaciones asumidas en Kioto.

  • MECANISMO DE IMPLEMENTACIÓN CONJUNTA (IC)

El mecanismo de IC permite a los países Anexo I ejecutar proyectos que reduzcan las emisiones o consigan una mayor absorción utilizando sumideros, en otros países Anexo I. Las unidades de reducción de emisiones (ERU) generadas por estos proyectos pueden ser utilizadas por las Partes inversoras Anexo I para ayudar a cumplir sus objetivos de emisión.

  • COMERCIO DE DERECHOS DE EMISIÓN

A través de este régimen los países del Anexo I y/o sus empresas pueden comercializar libremente unidades de sus cantidades atribuidas (AAU), las cuales les fueron asignadas de conformidad con sus niveles de emisiones de GEI. Este sistema permite a las Partes Anexo I adquirir AAU de aquellos sectores que cuenten con excedentes de las mismas.

EL MECANISMO PARA UN DESARROLLO LIMPIO Y LAS REDUCCIONES DE EMISIONES CERTIFICADAS

La Argentina participa en el mercado de carbono con la oferta de Reducciones de Emisiones Certificadas (CER).

La realización de proyectos locales de reducción de gases, encuadrados dentro de los parámetros del Mecanismo para un Desarrollo Limpio (MDL), permitirá a sus desarrolladores la obtención de certificados o bonos comercializables internacionalmente y será un canal de entrada de divisas extranjeras para el país.

Los CER derivados de estos proyectos pueden ser comercializados libremente como commodities y serán finalmente utilizados por los países desarrollados para dar cumplimiento a las obligaciones asumidas en Kioto u otros sistemas como el European Emission Trading Scheme.

Los proyectos MDL deben contar con la aprobación de todas las partes implicadas y ser registrados ante la Junta Ejecutiva del MDL (JE), dependiente de la Conferencia de las Partes del PK.

Los proyectos MDL deben contribuir al desarrollo sustentable y dar lugar a beneficios reales, mensurables y duraderos para el clima, en forma de reducción y/o absorción de emisiones de GEI, adicionales a las que se habrían producido sin el proyecto.

 

VENTAJAS DEL MDL PARA LOS PAÍSES INVOLUCRADOS

Desde la perspectiva de los países en desarrollo como la Argentina, el MDL permite entre otras ventajas:

  • Atraer capitales para proyectos que apoyen un cambio a una economía más próspera pero menos intensiva en carbono;
    • Crear el espacio para un nuevo mercado de capitales basados en una nueva clase de activos;
    • Incentivar y permitir la participación activa tanto del sector público como del privado;
    • Proporcionar una herramienta de transferencia de tecnología, en caso de que las inversiones sean canalizadas para proyectos que reemplacen tecnología vieja e ineficiente basada en combustibles fósiles,  para crear nuevas industrias con tecnología ambientalmente sostenible;
    • Ayudar a definir prioridades de inversión en proyectos que cumplan metas de desarrollo sostenible.

Específicamente, el MDL puede contribuir a los objetivos de desarrollo sustentable de un país en desarrollo a través de:

  • Transferencia de tecnología y recursos financieros;
    • Alternativas sustentables de producción de energía;
    • Incremento en la conservación y eficiencia energética;
    • Disminución de la pobreza a través de la generación de empleo e ingresos; y
    • Beneficios ambientales locales.

A QUÉ EQUIVALE UN CER

Un CER equivale a una tonelada de CO2e reducida en la atmósfera como consecuencia de un proyecto MDL.

En términos del mercado Kioto las emanaciones de GEI, en sus seis clases, se estiman en CO2 equivalente. La siguiente tabla explica las equivalencias de los gases en función de su potencial de calentamiento global y el valor que se adjudica, en comparación con el CO2, a la reducción de los distintos GEI incluidos en el PK.

A QUÉ EQUIVALE UN CERA mayor cantidad de reducciones de GEI comprobadas, existirá mayor cantidad disponible de CER para comercializar por parte de los titulares del proyecto.

CÓMO SE OBTIENEN LOS CER
El MDL incluye la ejecución de actividades tendientes a reducir emisiones en los siguientes sectores:
• Mejoramiento de la eficiencia en el uso final de la energía;
• Mejoramiento de la eficiencia en la generación de energía;
• Energías renovables;
• Rellenos Sanitarios (captación de CH4)
• Sustitución de combustibles;
• Agricultura (reducción de emisiones de CH4 y N2O);
• Procesos industriales (CO2 de la industria cementera, CFC, PFC y SF6);
• Proyectos de absorción de emisiones (forestación y reforestación).

Cualquier actividad que reduzca o absorba emisiones de GEI y quiera involucrarse en el MDL debe cumplir un procedimiento o ciclo regido por estrictas reglas nacionales e internacionales, compuesto por sucesivas etapas:


El /los Participantes del Proyecto (PP) diseñan una actividad que involucra la reducción o absorción de gases con efecto invernadero (GEI).

El Documento de Diseño del Proyecto (PDD) es el documento oficial de la Convención Marco de Cambio Climático de las Naciones Unidas(UNFCCC) para la presentación de un proyecto MDL.

La actividad MDL debe ser aprobada por escrito por la Autoridad Nacional Designada (AND) de cada participante. La aprobación de la AND del país huésped incluye analizar la contribución al desarrollo sustentable. El proyecto puede registrarse aún sin el apoyo de un PP del Anexo I.

La validación es una evaluación independiente de la actividad del proyecto en base al PDD. La realiza una Entidad Operacional Designada (EOD) registrada ante la JE. Es la aceptación formal de un proyecto validado como MDLLa Junta Ejecutiva del MDL (JE) registra la actividad. El/los PP abonan un canon de registración.

Los PP recogen la información necesaria para calcular las reducciones o absorciones de GEI que derivan del proyecto. Se observa el plan de monitoreo del PDD. La verificación es la revisión periódica independiente que lleva a cabo la EOD luego del monitoreo.

La certificación es la declaración escrita de la EOD respecto de las reducciones o absorciones de GEI verificadas.

La JE emite los CER equivalentes a las reducciones o absorciones verificadas.

Se deducen CER para aplicar a gastos administrativos y costos derivados de asistencia al cambio climático en zonas vulnerables. Se distribuyen los CER de acuerdo con el pedido de los participantes del proyecto.

Al finalizar el ciclo de proyecto graficado, un titular de proyecto MDL podrá obtener los CER.

 

 

Los CER son plena y libremente comercializables por sus titulares antes, durante o después de su emisión.

EMISIÓN DE CER

La emisión primaria de los CER es realizada por la Junta Ejecutiva del MDL y de acuerdo con el procedimiento regulatorio contenido en el PK, los Acuerdos de Marrakech y las decisiones de la JE.

Una vez que se certifican las reducciones de GEI logradas por el proyecto MDL, la JE ordena al Registro del MDL con asiento en Naciones Unidas, la expedición de los CER correspondientes a los titulares de proyectos y/o compradores de los certificados, en su caso.

Este mercado se encuentra en pleno desarrollo desde el año 2002, sin embargo los primeros CER en el mundo fueron emitidos en el mes de octubre del año 2005. Los CER ya emitidos pueden también intercambiarse libremente en el mercado secundario como cualquier commodity.

LA DEMANDA DE LOS BONOS DE CARBONO

El núcleo principal de la demanda de CER se compone de gobiernos y del sector privado de los países desarrollados que han asumido compromisos de reducción de emisiones de GEI a nivel internacional, regional y/o local.

Esta demanda tiene como objetivo:

  • Evitar las sanciones derivadas de un eventual incumplimiento de sus obligaciones a través de la presentación de CER;
  • Pagar un precio menor por un certificado de reducción(CER) en comparación con un permiso de emisión, asumiendo los riesgos de las transacciones basadas en proyectos;
  • Anticiparse al mercado y asegurarse una determinada cantidad de CER en caso de ser necesarios en el futuro. Por ejemplo, si las proyecciones de emisiones de GEI del negocio no fueron las correctas;
  • La especulación en el sistema aguardando un futuro aumento de precios;
  • Posicionarse en el futuro mercado secundario de CER.

En el caso de los gobiernos de los países desarrollados, la adquisición de importantes volúmenes de CER se vincula también con la decisión de asumir los costos derivados del cambio climático como política nacional, evitando su impacto en sus respectivos sectores privados industriales.

El interés por los CER también alcanza a organismos multilaterales, bancos y brokers que buscan posicionarse en el sistema y anticiparse al desarrollo futuro del mercado Kioto.

LA BOLSA DE COMERCIO DE BUENOS AIRES Y EL MERCADO DE CARBONO

La BCBA ha estado presente en el desarrollo del país a lo largo de más de 150 años de historia, acompañando el crecimiento de la economía argentina y a su gente, en el fortalecimiento del mercado de capitales.

El mercado de carbono, su potencial de desarrollo mundial, las oportunidades geopolíticas de nuestro país para integrarse y el espíritu base que lo motiva, o sea —el desarrollo sustentable de las naciones— son razones suficientes para que la BCBA ponga su fuerza de trabajo a favor del fortalecimiento del mercado de proyectos MDL argentinos.

Los objetivos

En ese contexto, los objetivos de la BCBA en el mercado de carbono se pueden resumir en los siguientes puntos:

  • Difundir a nivel nacional el Mecanismo para un Desarrollo Limpio y los lineamientos del Protocolo de Kioto.
  • Fomentar la estructuración de proyectos MDL y la generación de certificados de reducción de emisiones.
  • Facilitar la unión y vinculación entre la oferta y demanda del mercado de carbono.
  • Conformar una base de datos completa que agrupa los potenciales proyectos argentinos que buscan financiación u ofrezcan los CER junto con el detalle de los inversores internacionales dispuestos a participar del mercado en nuestro país.
  • Colaborar con el mercado brindando transparencia en materia de precios y condiciones de negociación de las operaciones.
  • Posicionar a la BCBA como la institución a través de la cual se canalicen las inversiones extranjeras que ingresen al país en materia de reducción de emisiones de gases contaminantes contemplados en el Protocolo de Kioto.
  • Colaborar con el país y sus instituciones públicas para alcanzar las metas propuestas de desarrollo sustentable y el cambio de tecnología a favor de un mínimo impacto ambiental. La BCBA, a través de su Oficina de Investigación y Desarrollo, trabaja activamente en diversas áreas para promover el mercado a nivel nacional y brindar información y transparencia a la negociación de contratos, con el objetivo de obtener mejores condiciones de negociación para los proyectos argentinos.

Difusión y promoción
La BCBA organiza seminarios, desayunos de trabajo y jornadas destinadas a difundir la temática del MDL y las condiciones en las que se deben estructurar proyectos de reducción de emisiones.

En todos estos eventos, la BCBA ha logrado reunir un nutrido auditorio compuesto por expertos profesionales, importantes empresarios y autoridades públicas de renombre nacionales e internacionales, posicionándose como un prestigioso centro de referencia en materia de capacitación y difusión.

Al mismo tiempo, el equipo de trabajo permanente de la BCBA es convocado y asiste a numerosos encuentros organizados por empresas que se involucran en este mercado.

Para facilitar la difusión, la BCBA ha desarrollado una sección especial referida al mercado de carbono en su sitio web www.bcba.sba.com.ar.

Esta sección incluye información actualizada del mercado, como calendario de eventos, listados de proyectos argentinos, metodologías aprobadas y entidades operacionales designadas. Publica un newsletter de salida mensual con las novedades del mercado a nivel local e internacional y entrevistas a empresas o representantes del sector.

Investigación
La BCBA lleva a cabo un trabajo de análisis permanente y exhaustivo del mercado, estudiando en particular los distintos ámbitos que lo integran, y las estructuras de operaciones que se realizan en el mismo.

Análisis de los actores que participan, las normas regulatorias que los guían y las operaciones que se realizan internacionalmente y en el país.

Asimismo, realiza reuniones con potenciales proponentes argentinos de proyectos y asesora a diversas instituciones y empresas argentinas sobre las condiciones del mercado y la posibilidad de generación de nuevos proyectos.

Como resultado de la labor mencionada, la BCBA publica continuamente informes y trabajos de investigación y participa en numerosas publicaciones periodísticas especializadas en la temática.

Registro de acceso público
La BCBA administra una amplia base de datos con información de contacto de inversores del mercado de carbono describiendo: principales actividades de interés; tipo de financiación; estructuras de operaciones y cantidad de CER buscados.

Adicionalmente, realiza un registro de potenciales proyectos locales a través de la sistematización de la información de los proyectistas que incluye las principales características técnicas de las actividades que se presentan, así como el análisis de los bonos que se generarán en cada caso.

El registro permite mejorar el contacto con los inversores extranjeros acelerando plazos de estudio y análisis.

Vinculación entre oferta y demanda

La BCBA ha sido desde sus orígenes un ámbito de negociación natural para la economía argentina y como tal propicia, en su sede, la unión entre la oferta y la demanda del mercado de carbono.

La BCBA con el objeto de facilitar dicha vinculación organiza rondas de negocios así como también contactos individuales entre proyectistas argentinos e inversores extranjeros interesados en participar de actividades de MDL, favoreciendo la concreción de operaciones comerciales.

Asesoramiento

Al concentrar información relevante para el mercado, en la BCBA se atienden numerosas inquietudes y se asiste a empresarios argentinos con datos sobre los precios de las transacciones de CER y, entre otras cosas, los avances técnicos en la aprobación de metodologías y proyectos.

La BCBA tiende a formalizar una red de asistencia mutua con instituciones universitarias, organismos públicos y organizaciones públicas y privadas a fin de asesorar integralmente a los argentinos que deseen participar en las actividades del    MDL.

CAMARA DE COMERCIO DE BUENOS AIRES

Fuente: ProChile

Bonos de Carbono – Preguntas Frecuentes

¿QUÉ SON LOS BONOS DE CARBONO?
Se  denominan bonos  de carbono a las Reducciones Certificadas de Emisiones  de Gases    Efecto  Invernadero  o  CERs,  por  su  sigla en inglés Certified  Emission    Reductions.

El CER es la unidad que corresponde a una tonelada métrica de dióxido de carbono equivalente. Los CERs se generan en la etapa de ejecución del proyecto; y se extienden una vez acreditada dicha reducción. Son créditos que se transan en el Mercado del Carbono.

Para cumplir con sus metas de reducción de emisiones, los países desarrollados pueden financiar proyectos de captura o abatimiento de estos gases en otras naciones -principalmente en vías de desarrollo-, acreditando tales disminuciones como si hubiesen sido hechas en territorio propio, abaratando significativamente los costos de cumplimiento.

Ello significa que una empresa Argentina que disminuye sus emisiones de CO2, de manera VOLUNTARIA, puede vender esta reducción a empresas de países desarrollados que estén obligadas a bajar sus emisiones de GEI generando beneficios tanto económicos como ambientales.

El mercado de carbono se viene desarrollando a nivel mundial desde 1996, pero sólo en los últimos años adquirió mayor fuerza. Durante el año 2002, se estimaron transacciones cercanas a 70 millones de toneladas, en tanto que durante el año 2006, dentro del Mecanismo de Desarrollo Limpio, se transaron bonos equivalentes a 522 millones de toneladas

¿CUALES SON LOS GASES EFECTO INVERNADERO O GEI?
Los Gases Efecto Invernadero son aquellos gases con potencial de Calentamiento Global.   En  el  Protocolo de  Kyoto, se  indica seis gases a reducir y cada uno de ellos tiene un potencial diferente a saber:

Gases de Efecto Invernadero                                       Equivalencia en CO2 de una medida de gas (CO2e)

Dióxido de Carbono   (CO2)                                                                 1
Metano       (CH4)                                                                                   21
Óxido Nitroso     (N2O)                                                                      310
HidrofluoroCarbonos   (HFC)                                                         740
Perfluorocarbonos       (PFC)                                                         1.300
Hexafluoruro de azufre (SF6)                                                    23.900

¿QUE ES EL MERCADO DEL CARBONO?
El Mercado del Carbono es un sistema de comercio a través del cual los gobiernos, empresas o individuos pueden vender o adquirir reducciones de gases efecto invernadero. Se creó a partir de la necesidad de cumplir con el Protocolo de Kyoto.

Existen dos criterios dentro de este mercado:
El primero indica que no interesa en que parte del mundo se reduzcan las emisiones de Gases Efecto Invernadero, el efecto global es el mismo. Esto permite las transacciones entre países distantes entre sí.

El segundo criterio sostiene que, ambientalmente lo importante no es el tiempo en que se reducen sino que realmente se reduzcan; indicando así que el resultado de reducir emisiones hoy o en unos años más es el mismo.

El Mercado tiene dos tipos de transacciones que son:
Transacciones basadas en Proyectos: Se transan reducciones cuantificables de un proyecto. Dentro de este tipo de transacciones funciona la Implementación Conjunta (IC) y el MDL.

  • Comercio de Derechos de Emisión: Se transan derechos de emisión creados y asignados. Los cuales determinan un límite de emisiones para una determinada empresa o entidad (representan cantidades de emisión que se pueden liberar sin incurrir en una falta legal). El emisor genera menos emisiones de lo permitido, dejando un margen de permisos de emisión (o derechos de emisión) que pueden ser vendidos a entidades, que por razones diversas, no consiguieron emitir menos del límite establecido.
  • Estos derechos pueden ser por ejemplo, los determinados por el Sistema Europeo de Comercio de Emisiones (EU ETS), creado para cumplir las obligaciones de reducción de emisiones europeas ante P.K. (Protocolo de Kioto)

¿Qué ES EL PROTOCOLO DE KIOTO?
Fue establecido en 1997, es un tratado internacional cuyo objetivo principal es lograr que para 2008-2012 los países desarrollados disminuyan sus emisiones de gases de efecto invernadero a un 5% menos del nivel de emisiones de 1990.

Durante la Cumbre Mundial de Desarrollo Sustentable celebrada en Río el año 1992, los países acordaron que la evidencia científica sobre el cambio climático hacía pertinente que se adoptaran medidas a nivel global. De ahí nació la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático UNFCCC, en su sigla en inglés. La Convención divide a los países, que denomina con la palabra “Partes”, en dos grandes grupos: Partes Anexo I y Partes No Anexo I. La Parte Anexo I se refiere a países industrializados, muchos de ellos incluidos como miembros de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico OCDE  más los estados de Europa Central y del Este.

La Conferencia de las Partes, llamada comúnmente COP’s, constituye el cuerpo supremo de la Convención sobre Cambio Climático y la integran un total de 181 países que han ratificado la Convención Marco sobre Cambio Climático. Este cuerpo sesiona 1 vez al año para revisar los progresos de la Convención, la experiencia ganada en su implementación, y el estado del conocimiento científico logrado.
El Protocolo de Kyoto adoptado en diciembre de 1997 en la Tercera Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático CMNUCC, refleja los acuerdos alcanzados en el complejo proceso de establecer una respuesta a este desafío ambiental y adquiere importancia en el hecho que establece límites a las emisiones de GEI de los países industrializados.

Las Partes Anexo I acordaron el compromiso de reducir las emisiones totales de los seis GEI en al menos un 5% por debajo de los niveles de 1990 entre el período 2008 – 2012.

El Protocolo introdujo asimismo tres nuevos mecanismos internacionales denominados “mecanismos de flexibilidad” o “mecanismos de Kyoto”, que son componentes básicos sin los cuales el Protocolo difícilmente podría entrar en vigor. El objetivo de esos mecanismos es hacer menos onerosa la aplicación del Protocolo.

Estos mecanismos son; el comercio internacional de los derechos de emisión de GEI con efectos a partir de 2008, conocido también como Transacción de Emisiones, la Implementación Conjunta (IC) y el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL). Los dos últimos implican la transferencia de los créditos de reducción de las emisiones acumuladas gracias a proyectos de reducción de las emisiones en otros países no Anexo I.

La Comunidad Europea se comprometió a reducir la emisión de GEI en un 5% para el período 2008 – 2012 en relación a los niveles de 1990. El monto de reducción total que deberá alcanzar la UE es de 424 millones de toneladas de CO2 para el primer período de compromiso. Los mayores niveles de reducción, en términos cuantitativos, deberán ser afrontados por Alemania, Reino Unido, Italia, Dinamarca y Países Bajos. Contrariamente, algunos países como Grecia y España pueden aumentar considerablemente sus emisiones (25 y 15% respectivamente).

El Protocolo de Kyoto entró en vigencia el 16 de febrero de 2005 ya que cumplió con la condición de ser ratificado por 55 Partes en la Convención, entre los que se encuentran países desarrollados cuyas emisiones combinadas de CO2 superan el 55% del total de ese grupo.

Estados Unidos (que genera el 36% del total de los países desarrollados) ya lo ha ratificado, y recientemente CHINA.

¿QUE ES EL MECANISMO DE DESARROLLO LIMPIO (MDL)?
El MDL es un mecanismo del Protocolo de Kyoto basado en proyectos, que tiene como objetivo reducir las emisiones de gases efecto invernadero en países en desarrollo.

En el Artículo Nº 12 se establece este mecanismo, mediante el cual los países industrializados pueden financiar proyectos de reducción de emisiones en países en desarrollo y recibir créditos por ello.

El propósito del MDL es ayudar a las Partes no incluidas en el Anexo I a lograr un desarrollo sustentable y contribuir al objetivo último de la Convención, así como ayudar a las Partes incluidas en el Anexo I a dar cumplimiento a sus compromisos cuantificados de limitación y reducción de emisiones.

Si bien el Protocolo de Kyoto entró en vigencia en el año 2005, el mercado del MDL ya estaba operando desde el 2002. Por esta razón, todas aquellas negociaciones de Reducción de Emisiones realizadas con anterioridad a la vigencia del Protocolo de Kyoto son válidas según un acuerdo entre los países signatarios dado en el año 2001.

Implementación Conjunta: este mecanismo permite a los países Anexo I adquirir unidades de reducción de emisiones a través del financiamiento de ciertos tipos de proyectos en otros países miembros del Anexo I (Artículo Nº6)

Transacción de Emisiones: corresponde a un régimen de transacción internacional de emisiones que permite a los países industrializados comprar y vender créditos de emisiones entre ellos mismos (Artículo Nº17).

¿QUE PROYECTOS CALIFICAN BAJO EL MECANISMO DE DESARROLLO LIMPIO?
La CMNUCC ha diferenciado los proyectos MDL en tres grandes grupos: Proyectos de Gran Escala, Proyectos de Pequeña Escala y Proyectos de Forestación y Reforestación

Los Proyectos de gran Escala se clasifican en:

Proyectos de gran Escala

Los Proyectos de pequeña Escala se clasifican en:

Proyectos de pequeña Escala

Los Proyectos de Forestación y Reforestación son un subtipo dentro de los Proyectos de Gran Escala. La forma de desarrollo de esta especie de proyectos, es sustancialmente diferente al tratarse de proyectos de Captura de Carbono y no de reducción de emisiones. Tipo de metodologías, certificación de emisiones, tipo de reducciones, periodos de acreditación, demostración de la adicionalidad, etc., son distintos. Es por esta razón que se crea un rubro especial para las Metodologías de línea Base y Monitoreo específicas para proyectos de este tipo.

 

¿CUALES SON LOS REQUISITOS DE UN PROYECTO MDL?
Todo proyecto de Reducción de emisiones de GEI, que forme parte del  Mecanismo de Desarrollo Limpio debe cumplir con las siguientes condiciones:
Reducir alguno de los gases de efecto invernadero indicados en el Anexo A del Protocolo de Kyoto.
Participación Voluntaria
Reducir emisiones consideradas adicionales a las que se producirían en ausencia de la actividad del proyecto
Demostrar tener beneficios reales, mensurables y de largo plazo en relación con la mitigación de los gases efecto invernadero.
Contribuir al desarrollo sustentable del país
Ser desarrollado en un país que haya ratificado el Protocolo de Kyoto y que posea una Autoridad Nacional Designada para el MDL.

Aceptación de las Partes: Este criterio dice relación con el acuerdo entre el país receptor y el país inversor. Para el país receptor, como sería el caso de Argentina, éste ha fijado sus propios criterios de aceptación. Así, los proyectos deben cumplir con el criterio de desarrollo sustentable y si corresponde deben presentar un Estudio de Impacto Ambiental o una Declaración de Impacto Ambiental. La institucionalidad fijada para entregar la Carta de Aprobación en Argentina, es la Secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación. SAyDS.

Adicionalidad: Es el principal criterio, y se define como la diferencia de acumulación de carbono entre la línea de base, que sería la situación sin proyecto, y la de ganancia, o situación con proyecto. Por otro lado la Tasa Interna de Retorno (TIR) del proyecto debe ser tan baja, que no haga atractiva la ejecución de dicho proyecto en condiciones normales, pero que esto pueda revertirse si es posible transformarlo en proyecto MDL. Otro factor importante es que el proyecto no sea “Business as usual”.

¿CUAL ES EL CICLO DE UN PROYECTO MDL?
Las diferentes etapas de un Proyecto desarrollado bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio son de manera general los que a continuación se presentan:

¿QUÉ SON LOS FONDOS DE CARBONO?
Son las entidades encargadas de comprar reducciones de emisiones para los países y empresas privadas que aportan al fondo. Estos pueden ser fondos o programas de adquisición de CERs administrados por Gobiernos o por encargo de éstos.

  • Fondos Multilaterales • Fondos Privados

¿POR CUANTO TIEMPO UN PROYECTO PUEDE GENERAR CERs?

Un proyecto puede generar CERs durante todo el período de acreditación. Dicho período corresponde al tiempo en el cual una DOE verifica y certifica las reducciones de emisiones de GEI, que genera la actividad del proyecto.

El titular de un proyecto puede elegir entre dos alternativas de período de acreditación:

  • Período de acreditación de 10 años sin renovación.
  • Período de acreditación de 7 años, con posibilidad de renovarlo hasta 2 veces y completar un máximo de 21 años. Cada renovación estará sujeta al chequeo de si se mantiene la adicionalidad del proyecto, así como se revisará la Línea Base con la que se calculan las reducciones de emisiones de GEI atribuibles al proyecto.